English / Español

Corcoran, California se hunde rumbo a la catástrofe.
Corcoran, California se hunde rumbo a la catástrofe.

El dique Cross Creek en Corcoran, California, fue reconstruido en 2017 después de haberse hundido siete pies, en 1983. Actualmente, el dique es de al menos, el doble del tamaño del anterior y protege a la ciudad de las inundaciones procedentes del sur y el oeste.

La ciudad de California que está hundiéndose

El terreno sobre el que se construyó Corcoran se ha derrumbado lenta pero constantemente, una situación causada principalmente por la agricultura y no por la naturaleza.

Por Lois Henry
Fotografías por Ryan Christopher Jones

May 25, 2021

CORCORAN, California — En el Valle de San Joaquín de California, el pueblo agrícola de Corcoran tiene un problema multimillonario. Es casi imposible de ver, más sin embargo, es tan grande que ha ocasionado que los científicos de la NASA utilicen la tecnología satelital para comprenderlo plenamente.

Corcoran se está hundiendo.

En los últimos 14 años, la ciudad se ha hundido hasta 11.5 pies en algunas partes. Lo suficiente para tragarse todo el primer piso de una casa de dos pisos y ocasionalmente, hacer de Corcoran una de las zonas de más rápido hundimiento en el país, según los expertos del Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Hundimiento, es el término técnico para el fenómeno que es la deflación a cámara lenta de la tierra que se produce cuando grandes cantidades de agua se retiran de las profundidades subterráneas, haciendo que los sedimentos subyacentes caigan sobre sí mismos.

Play Video

Un pozo como este podría llenar una piscina de 16 x 32 pies en seis minutos ya que tiene un rendimiento estimado de 3,200 galones por minuto.

A principios de marzo de 2021, un pozo bombeaba agua subterránea del terreno propiedad de J.G. Boswell Company al oeste de Corcoran, California. Según un sitio web estatal, este pozo fue perforado en 2014 a una profundidad de 2,490 pies y tiene un rendimiento estimado de 3,200 galones por minuto. A ese ritmo, un pozo podría llenar una piscina de 16 x 32 pies en seis minutos. Video de Lois Henry

Cada año, las 7.47 millas cuadradas de Corcoran y sus 21,960 residentes se hunden un poco más, ya que el suelo se sumerge desde unos pocos centímetros hasta casi dos pies. No se derrumban casas, edificios o caminos. El hundimiento no es tan dramático, pero el impacto en la topografía de la ciudad y en los bolsillos de los residentes ha sido significativo. Y mientras que la información más reciente del satélite mostró que Corcoran se ha hundido solo unos cuatro pies en algunas áreas desde 2015, una agencia de gestión del agua estima que la ciudad se hundirá entre otros seis a 11 pies en los próximos 19 años.

Las cubiertas de los pozos de agua potable ya han sido aplastadas. Las zonas de inundación han cambiado. El dique de la ciudad tuvo que ser reconstruido a un costo de $10 millones; las facturas de impuestos a la propiedad de los residentes aumentaron aproximadamente $200 al año durante tres años, un precio excesivo en un lugar donde el ingreso promedio es de $40,000.

La razón principal por la que Corcoran ha estado hundiéndose no es la naturaleza. Es la agricultura.

La explicación de por qué Corcoran llegó a sumergirse casi 12 pies en más de una década, es una historia no de tierra, sino de agua. En la región central de California, dominada por la agricultura, el agua es energía.

Los anuncios políticos en la Ruta Estatal 43 (izquierda y derecha), justo fuera de los límites de la ciudad de Corcoran, California, apoyan la construcción de más presas. A medida que se ha retenido más agua en California en el delta del río Sacramento-San Joaquín, debido al aumento de la huella agrícola y para proteger a las especies en peligro de extinción, la competencia por el agua ha aumentado. En el centro, el Parque Comunitario James G. Boswell II ubicado en Corcoran, California. El parque lleva el nombre del sobrino del fundador de la compañía, quien dirigió la empresa de 1949 hasta 2009 y la hizo pasar de una operación agrícola regional a una corporación internacional de agricultura y desarrollo.

En Corcoran y otras partes del Valle de San Joaquín, la tierra ha disminuido gradualmente pero de manera constante, principalmente porque las empresas agrícolas han bombeado agua subterránea durante décadas para regar sus cultivos, según el U.S.G.S. California Water Science Center.

Cuando los agricultores no obtienen suficiente agua superficial de los ríos locales o de los canales que llevan el agua del río Norte de California al Valle de San Joaquín, optan por hacer uso de lo que se conoce como agua subterránea, que es el agua bajo la superficie de la Tierra y que debe ser bombeada. Lo han hecho por generaciones.

La situación de Corcoran no es única. En Texas, el área de Houston-Galveston se ha estado hundiendo desde el siglo XIX. Partes de Arizona, Luisiana y Nueva Jersey han lidiado con problemas de hundimiento. Los cimientos de las iglesias de la Ciudad de México se han inclinado y un estudio de 2012, reveló que Venecia  se estaba hundiendo a un ritmo de .07 pulgadas por año.

Pero, la explicación de por qué Corcoran llegó a sumergirse casi 12 pies en más de una década, es una historia no de tierra, sino de agua. En la región central de California, dominada por la agricultura, el agua es energía. Tan es así, que muchos residentes y líderes locales minimizan el hundimiento de la ciudad o lo ignoran por completo. Pocos en Corcoran están dispuestos a criticar a las empresas agrícolas que proveen empleos en una región que está ayudando a causar un problema geológico poco conocido y que nadie puede ver.

“Es un riesgo para nosotros”, dijo Mary Gonzáles-Gómez, residente de toda la vida de Corcoran y presidenta de la Junta de Educación del Condado de Kings. “Todos lo sabemos, pero, ¿qué vamos a hacer? No hay nada que podamos hacer. Y no quiero mudarme”.

El hueco de Corcoran es una región de hundimiento profundo en la tierra, con Corcoran en el centro: un sumidero a paso de caracol.

(En sentido de las manecillas del reloj, desde la esquina superior izquierda) Un cactus frente a una casa cerca de Whitey Ave. en Corcoran, California. El suelo del antiguo lecho del lago Tulare es una arcilla limosa, pesada, que no se expande ni se contrae con las fluctuaciones en los niveles de agua. Pájaros sobrevolando en círculo y un coyote muerto en el dique de Corcoran Cross Creek en Corcoran, California.

El hueco de Corcoran es una región de hundimiento profundo en la tierra, con Corcoran en el centro: un sumidero a paso de caracol.

(En sentido de las manecillas del reloj, desde la esquina superior izquierda) Un cactus frente a una casa cerca de Whitey Ave. en Corcoran, California. El suelo del antiguo lecho del lago Tulare es una arcilla limosa, pesada, que no se expande ni se contrae con las fluctuaciones en los niveles de agua. Pájaros sobrevolando en círculo y un coyote muerto en el dique de Corcoran Cross Creek en Corcoran, California.

Un paisaje modificado

Se conoce como el cuenco de Corcoran al área en medio de los campos agrícolas ubicada cerca del Condado de Kings que se extiende hasta 60 millas. El cuenco es la región del hundimiento profundo en la tierra, con Corcoran en el centro: un sumidero a paso de caracol.

Jay Famiglietti ayudó a identificar el cuenco de Corcoran, aunque durante gran parte de su carrera trabajó para una agencia centrada más en lo que hay en el espacio exterior que en lo que hay debajo del suelo. Es un ex científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, el centro de investigación en el sur de California conocido por ayudar a las misiones de exploración planetaria.

Los científicos del laboratorio de la NASA han establecido un vínculo inusual con Corcoran luego de pasar años rastreando hundimientos allí y en otras partes del Valle de San Joaquín, mediante el uso de radar y tecnología satelital.

Cinco años de hundimiento en Corcoran

Famiglietti, quien actualmente es el director del Instituto Global para la Seguridad del Agua de la Universidad de Saskatchewan, en Canadá, comenzó a advertir en 2009 sobre los graves hundimientos en el valle basándose en imágenes de satélite. Años después, Cathleen Jones, una de sus colegas del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA,documentó más de 30 pulgadas de hundimiento al oeste de Corcoran.

“No hay manera de evitarlo”, dijo Famiglietti. “La escala del cuenco que se ha creado a partir del bombeo es grande y quizá por eso la gente no lo percibe. Pero un análisis cuidadoso demostrará que hay mucha infraestructura que potencialmente está en riesgo”.

Parte de esa infraestructura ya ha sido dañada.

“Nuestros residentes han estado severamente perjudicados”.

- Dustin Fuller, director del Distrito de Control de Inundaciones de Cross Creek

Corcoran, California, está catalogada por el estado como una comunidad muy desfavorecida económicamente, con una media de ingresos de $40,000 al año. El ayuntamiento ha trabajado para atraer crecimiento, incluyendo la renovación del centro de la ciudad mediante la mejora de las aceras, la adición de bancas, pasos peatonales y otros servicios públicos.

“No hay manera de evitarlo. La escala del hueco que se ha creado a partir del bombeo es grande y quizá por eso la gente no lo percibe. Pero un análisis cuidadoso demostrará que hay mucha infraestructura que potencialmente está en riesgo”.

- Jay Familglietti, ex científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA

Un mural de escenas de áreas silvestres pintado en el edificio de la Cámara de Comercio de Corcoran, en Corcoran, California.

“Nuestros residentes estuvieron duramente perjudicados”.

- Dustin Fuller, director del Distrito de Control de Inundaciones de Cross Creek

Corcoran, California, está catalogada por el estado como una comunidad severamente desfavorecida con una media de ingresos de $40,000 al año. El ayuntamiento ha trabajado para atraer el crecimiento, incluyendo la renovación del centro de la ciudad mediante la mejora de las aceras, la adición de bancas, pasos peatonales y otros servicios públicos.

“No hay manera de evitarlo. La escala del cuenco que se ha creado a partir del bombeo es grande y quizá por eso la gente no lo percibe. Pero un análisis cuidadoso demostrará que hay mucha infraestructura que potencialmente está en riesgo”.

- Jay Familglietti, ex científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA

Un mural de escenas de áreas silvestres pintado en el edificio de la Cámara de Comercio de Corcoran, en Corcoran, California.

El Distrito de Irrigación de Corcoran tuvo que instalar tres estaciones de elevación para bombear agua a través de zanjas. El agua corría solo por la gravedad, pero el hundimiento creó grietas en las zanjas y causó que el agua se acumulara en lugar de fluir a través de ellas. Durante una década, el distrito gastó $1.2 millones en estaciones de elevación para ayudar a irrigar el agua, costos pagados por los agricultores.

La tierra que se hundía aplastó los casquillos de cuatro pozos de agua potable utilizados por la ciudad. El seguro pagó por dos pozos nuevos, pero los impuestos municipales se utilizaron para volver a perforar los otros dos a un costo de $600,000.

Y también estaba el dique cuya reconstrucción costó $10 millones en 2017. El dique se había hundido de 195 pies cuando fue construido en 1983, a 188 pies en 2017.

Lifelong Corcoran, CA residents David Quintero and his girlfriend, Christina Escobedo, fish on the Corcoran Cross Creek Levee.

David Quintero y su novia Christina Escobedo, residentes de toda la vida de Corcoran, pescan en el dique Corcoran Cross Creek. Figuran entre los residentes que pagaron el impuesto para reconstruir el dique en 2017.

“Nuestros residentes estuvieron duramente perjudicados”, dijo Dustin Fuller, director del Distrito de Control de Inundaciones de Cross Creek y quien dirigió las reparaciones de los diques. Además de las facturas más altas de impuestos a la propiedad, por primera vez algunos residentes compraron seguros contra inundaciones.

Amec Foster de la compañía de ingeniería Wheeler Environment and Infrastructure Inc., examinó cómo es que el hundimiento cerca de Corcoran podría afectar la construcción de la línea de ferrocarril de alta velocidad de California, una sección de la cual se está construyendo a lo largo del borde oriente de la ciudad. El hundimiento había alterado tanto la topografía, que tres zonas de inundación parecían estar fusionándose. Las zonas de inundación consolidadas podrían hundir a Corcoran y a los pueblos cercanos en 16 pies de agua en una inundación perjudicial, según el informe de los ingenieros.

Los ingenieros notificaron sus preocupaciones a las agencias estatales. Pero ninguna agencia estaba rastreando los daños a la infraestructura por hundimiento y no se tomaron medidas como respuesta a su informe.

No se derrumban casas, edificios o caminos. El hundimiento no es tan dramático, pero el impacto en la topografía de la ciudad y en los bolsillos de los residentes ha sido significativo.

Jamin Coleman dice que el área frente a la casa de la tía de su novia, ubicada en el sur de Corcoran, California, es propensa a inundarse, a veces el agua llega a la parte superior de las llantas de su auto.

La tierra alrededor de las escuelas de Corcoran se ha hundido más de 83 centímetros desde 2015.

Madison Thomas, de 18 años, entrena a su cerdo, “Haus”, en la granja de la secundaria de Corcoran. El 40% de los niños de la escuela secundaria participa en una clase de agricultura.

No se derrumban casas, edificios o caminos. El hundimiento no es tan dramático, pero el impacto en la topografía de la ciudad y en los bolsillos de los residentes ha sido significativo.

Jamin Coleman dice que el área frente a la casa de la tía de su novia, ubicada en el sur de Corcoran, California, es propensa a inundarse, a veces el agua llega a la parte superior de las llantas de su auto.

La tierra alrededor de las escuelas de Corcoran se ha hundido más de 83 centímetros desde 2015.

Madison Thomas, de 18 años, entrena a su cerdo, “Haus”, en la granja de la secundaria de Corcoran. El 40% de los niños de la escuela secundaria participa en una clase de agricultura.

Por la ruta 43

La tierra alrededor de Corcoran está vinculada a la agricultura, al igual que su economía.

La ciudad es conocida por ser el hogar de la prisión estatal que una vez albergó a Charles Manson. Corcoran está ubicada junto a la ruta 43, aproximadamente a 200 millas al sur de Los Ángeles, con San Francisco al norte. Casi el 30 por ciento de los residentes en edad laboral, trabajan en la industria agrícola y más del 30 por ciento de los residentes viven en la pobreza.

Varias operaciones agrícolas grandes rodean Corcoran, entre ellas Sandridge Partners, J.G. Boswell Company, Hansen Ranches, Vander Eyk Dairies y muchas otras. Colectivamente, tienen cientos de pozos sacando agua de debajo de los campos planos y fértiles situados alrededor de Corcoran.

La cantidad de agua subterránea que bombean las empresas agrícolas es casi imposible de determinar. California no requiere que esa información sea revelada.

Boswell es, por mucho, la operación agrícola más importante de la zona. La compañía comenzó en Corcoran en 1921 y se ha convertido en una empresa internacional de $2 mil millones. Ha proporcionado trabajo estable a generaciones de familias del condado de Kings y ha sido parte integral de la identidad de la ciudad, incluso ayudó a construir el estadio de fútbol de la escuela secundaria.

“Si estás vendiendo tu agua, no tienes por qué hacer negocio de agricultura con aguas subterráneas".

- Doug Verboon, supervisor y agricultor del condado de Kings

Un pozo ubicado al borde de un nuevo huerto de pistachos propiedad de J. G. Boswell Company, en Quebec y 6ª Ave al suroeste de Corcoran, California.

“Si estás vendiendo tu agua, no tienes por qué hacer negocio de agricultura con aguas subterráneas".

- Doug Verboon, supervisor y agricultor del condado de Kings

Un pozo ubicado al borde de un nuevo huerto de pistachos propiedad de J. G. Boswell Company, en Quebec y 6ª Ave al suroeste de Corcoran, California.

Boswell opera más pozos en el área que la mayoría de las otras compañías agricultoras y mucho más profundos. Posee 82 pozos activos alrededor de Corcoran, la mayoría de los cuales se hunden de 1,000 a 1,200 pies de profundidad o 2,000 a 2,500 pies de profundidad. El próximo dueño del pozo cercano más grande, Vander Eyk Dairies, tiene 47 pozos, sólo 10 de los cuales son de 1,000 pies de profundidad o más profundos.

El estatus de Boswell como uno de los mayores y más profundos bombeadores de agua subterránea en el área de Corcoran —y su decisión de vender partes de sus aguas superficiales — ha planteado preguntas sobre su rol en los problemas de hundimiento de Corcoran.

Algunos residentes y líderes locales dijeron que creían que Boswell se apoyaba más en las aguas subterráneas para sus cultivos porque había estado vendiendo aguas superficiales fuera de la zona para obtener ganancias sustanciales. En solo dos ventas en 2015 y 2016, un distrito de agua del condado de Fresno compró 43,000 acres de agua de Boswell por $43.6 millones.

“Si estás vendiendo tu agua, no tienes por qué hacer negocio de agricultura con aguas subterráneas”, dijo Doug Verboon, supervisor y agricultor del condado de Kings.

Otros en la zona dicen que es imposible culpar a cualquier usuario de agua por la complicada y larga historia de hundimiento de Corcoran.

Así se hunde la tierra por la extracción de aguas subterráneas

“Todos estamos bombeando”, dijo Gene Kilgore, gerente general del Distrito de Irrigación de Corcoran, que instaló las estaciones de elevación que sirven a Boswell y otras empresas. “Cada cultivador está bombeando, cada ciudad está bombeando y todos tenemos algo que ver con el hundimiento”.

Los representantes locales de Boswell dijeron que no había suficientes datos para saber qué usuario de agua había estado bombeando y qué cantidades. Todas las transferencias e intercambios de aguas superficiales de la compañía han sido aprobados por los reguladores estatales del agua.

Los ejecutivos de Boswell en la sede de la compañía ubicada en Pasadena, no respondieron a nuestros correos electrónicos y llamadas para pedirles sus comentarios.

Los propietarios de Sandridge Partners y Vander Eyk Dairies se negaron a comentar. Un ejecutivo de Hansen Ranches no respondió a nuestras solicitudes.

“La difícil situación de Corcoran es el ejemplo perfecto de por qué el legado de bombeo de aguas subterráneas no administradas es inaceptable en California y finalmente dio lugar a la ley de agua subterránea".

- Karla Nemeth, directora del Departamento de Recursos Hídricos del estado

(Izquierda y centro) Los canales están llenos de agua subterránea que fluye junto al dique de Corcoran Cross Creek. (Derecha) Los pelícanos flotan en el agua en el centro de la Celda de Inundación de Hacienda como se vio el 2 de marzo de 2021. Originalmente fue construida para contener el agua de inundación. Mientras que esta celda tiene una capacidad de 40,000 acres-pies, las tres celdas combinadas tienen en total una capacidad de 140,000 acres-pies. Foto por Lois Henry

Los efectos de la sequía

California se ha visto afectada, una vez más, por una sequía severa. Es muy probable que esta situación es la que ocasiona que Corcoran se hunda aún más.

En la década de 1960, California construyó el Proyecto Estatal de Agua, un sistema de almacenamiento y entrega de agua, para mover el agua del norte a tierras secas en el Valle Central y más al sur.

Gran parte del agua proviene del Delta de Sacramento-San Joaquín, que es ecológicamente sensible, donde la preocupación por los peces en peligro de extinción ha limitado la cantidad de agua que se puede exportar. En plena sequía actual, se ha dicho a los agricultores que esperen solo el 5 por ciento de sus asignaciones de agua contratadas.

Esto significa que los agricultores pueden verse obligados a bombear más agua subterránea para compensar la falta de agua superficial. Eso sucedió durante la última sequía prolongada de California, de 2012 a 2016, cuando la tierra del Valle Central se hundió en altos índices.

“Es un riesgo para nosotros. Todos lo sabemos, pero, ¿qué vamos a hacer? No hay nada que podamos hacer. Y no quiero mudarme”.

- Mary Gonzales-Gomez, residente de Corcoran

Un hombre camina por el dique Cross Creek a lo largo de Niles Ave. en Corcoran, California. Además de brindar protección a la ciudad de inundaciones y haber costado a la comunidad decenas de millones de dólares para su construcción y reparación, el dique es popular entre corredores y caminantes.

“Es un riesgo para nosotros. Todos lo sabemos, pero, ¿qué vamos a hacer? No hay nada que podamos hacer. Y no quiero mudarme”.

- Mary Gonzales-Gomez, residente de Corcoran

Un hombre camina por el dique Cross Creek a lo largo de Niles Ave. en Corcoran, California. Además de brindar protección a la ciudad de inundaciones y haber costado a la comunidad decenas de millones de dólares para su construcción y reparación, el dique es popular entre corredores y caminantes.

Los legisladores estatales respondieron aprobando una ley destinada a detener la irrigación de agua relacionada con los hundimientos de tierra. La ley, conocida como la Ley de Gestión Sustentable del Agua Subterránea, requiere que para el 2040, las cuencas hidrográficas estén equilibradas, lo que significa que no se puede bombear más agua que la que entra al suelo.

Karla Nemeth, directora del Departamento de Recursos Hídricos del estado, dijo que el bombeo excesivo de agua subterránea y su efecto en Corcoran eran cuestiones que justifican una mirada más a detalle.

“La difícil situación de Corcoran es el ejemplo perfecto de por qué el legado de bombeo de aguas subterráneas no administradas es inaceptable en California y finalmente dio lugar a la ley de agua subterránea”, dijo Nemeth.

Ana Facio-Krajcer contribuyó a este reportaje.

Este artículo fue producido por SJV Water, el Center for Collaborative Investigative Journalism (CCIJ) y The New York Times.  La colaboración entre SJV Water y CCIJ fue liderada por el Instituto de Noticias sin Fines de Lucro (INN), como parte del proyecto titulado “Explotados: Poder, justicia y agua en el oeste”.  Esta historia fue escrita con el apoyo de Fund for Investigative Journalism.

Traducido por Gisela Orozco

This piece is part of a collaboration that includes the Institute for Nonprofit News, California Health Report, Center for Collaborative Investigative Journalism, Circle of Blue, Columbia Insight, Ensia, High Country News, New Mexico In Depth and SJV Water. It was made possible by a grant from The Water Desk, with support from Ensia and INN’s Amplify News Project.